50 años de desigualdad en una gráfica

Post rápido. Como resumen del problema del que hemos estado hablando en estas dos entradas (primera y segunda) y en Politikon, aquí tenéis una gráfica resumen de la evolución de la desigualdad entre comunidades autónomas desde 1955 a 2009. Desde los 50 a finales de los 70 hubo una clara convergencia, mientras que desde entonces la tendencia es más ambigua.

Image

Nota:

 Los datos del BBVA van de 1955 a 1995. Desde 1995 he utilizado datos de PIB per cápita del INE. También es necesario mencionar que la metodología de cálculo de los PIB regionales no se ha mantenido constante.

Demografía y desigualdad

Ayer Stirner mencionaba en los comentarios que la demografía podría explicar los cambios en PIB per cápita de las comunidades durante los últimos 30 años. La idea es que Murcia o Valencia se han visto penalizadas por su crecimiento demográfico por encima de la media y por eso su posición relativa ha empeorado. Y a la inversa: Como Asturias y Galicia han crecido por debajo de la media en términos de población, su PIB per cápita ha mejorado.

Aquí tenemos los datos de cambios de población, veamos qué ocurrió:

Como decía Stirner, hay una correlación entre un mayor crecimiento demográfico y un menor crecimiento en términos de PIB per cápita. Para hacernos una idea, los cambios de población explican más o menos el 48% de los cambios en PIB per cápita. Madrid es el “outlier” por excelencia, ya que consigue combinar ambas cosas.

Ahora la pregunta es, ¿se puede justificar la falta de convergencia regional con el argumento demográfico? Sigue leyendo

Y los ganadores son…

¿Qué comunidades han ganado y cuáles han perdido en los últimos treinta años? En el post anterior hablaba sobre Andalucía y cómo básicamente se había quedado estancada en el 76% del PIB per cápita de España desde hace 30 años. Poco se puede extrapolar de una observación, así que veamos lo que ha pasado con el resto de España. Aquí tenéis una tabla de las posiciones de salida en 1980. El País Vasco, Navarra y Cataluña eran las autonomías más ricas mientras que Castilla La Mancha, Andalucía y Extremadura ocupaban el furgón de cola.

También mencioné el modelo de crecimiento de Solow, y cómo en teoría las regiones o países con menos renta per cápita deberían tender a crecer más que las más ricas (hay retornos marginales decrecientes). Es decir, deberíamos esperar, en ausencia de otros factores y asumiendo que todas las autonomías tienen características similares en términos de instituciones (esto no es descabellado ya que son parte del mismo país), tecnología y tasas de ahorro (esto puede variar más), que las autonomías que estuvieran por debajo de la media en 1980 hubieran crecido más en las décadas siguientes, produciéndose una convergencia. Aquí tenemos lo que ocurrió en España: Sigue leyendo