ECB vs The Rest (resumen rápido)

Jorge Galindo mencionaba esta mañana unos datos de un informe del Peterson Institute sobre la Eurozona. Aquí tenéis un gráfico que lo resume. Es la cantidad de bonos gubernamentales como porcentaje del PIB que tienen tres de los grandes Bancos Centrales en sus respectivos balances. Dice mucho de las diferentes estrategias que han seguido las instituciones durante esta crisis.

Sigue leyendo

Las múltiples maneras de pelar un gato

Entre la que está cayendo con Bankia, las nacionalizaciones de hace unas semanas y las peticiones para la creación de una banca pública, me parece que Acemoglu y Robinson han dado en el clavo en su entrada de esta semana.

El tema que tratan es Bolivia, y en concreto el efecto de sus instituciones. En 1952, una revolución acabó con las estructuras coloniales que habían permanecido prácticamente intactas desde que el país obtuvo su independencia de España. Como os podéis imaginar, estas instituciones daban bastante que desear y solo permitían el acceso a la riqueza del país a una minoría de hacendados que básicamente habían estado al mando durante los últimos 350 años.

Los años siguientes a la revolución fueron buenos para la reducción de desigualdades, y esta se redujo considerablemente. No obstante, hacia finales de los años 60 la cosa se empezó a torcer y la desigualdad comenzó a incrementarse, llegando a niveles incluso superiores a los que existían antes de la revolución. La explicación de Acemoglu & Robinson? There are many ways to skin a cat. No se me ocurre una traducción al castellano, pero básicamente viene a decir que hay muchas maneras de hacer algo, en este caso de robar o esquilmar.

“after the revolution the MNR (los revolucionarios) set themselves up as the new elite. (…) Before 1952 the (…) workers were embedded in patron-client relationships with the hacienda owners, the hacendados. To get access to land they had to provide political services for the hacendados, for example voting in the way they were told. (After the revolution), they had to engage in similar relations with new patrons, the institutions that the MNR had set up to allocate land such as the sindicato (trade union) or agrarian judge, both controlled by the MNR.

Los amos cambiaron con la revolución. Donde antes había hacendados ahora había políticos revolucionarios. No obstante, el diseño institucional siguió siendo prácticamente el mismo. Aquí tenéis un gráfico de las relaciones de clientelismo antes y después de la revolución:

Image

Como decía Roger, no es cuestión de que Bolivia está llena de bolivianos o España de españoles. Las instituciones son difíciles de cambiar. Si hay un cambio radical en la dirección (como ocurrió en Bolivia) pero los nuevos jefes se encuentran con que se pueden seguir aprovechando del sistema, ¿por qué van a querer modificarlo?

Y aquí es donde entran las nacionalizaciones, empresas públicas y Bankia. Aunque sea muy tentador poner una empresa “al servicio de los ciudadanos”, nos podemos encontrar con que una vez los representantes del pueblo estén al mando, opten por hacer lo que hicieron sus antecesores: Mantener el status quo y seguir pelando al gato.

Las consecuencias políticas de la economía: las otras externalidades

He estado siguiendo el debate entre Berta y Roger sobre los roles de la política y la economía en la crisis europea, y al final no me he podido resistir. Roger decía básicamente que los políticos toman decisiones atendiendo únicamente a las encuestas. Su objetivo: asegurarse la reelección. En otras palabras, nuestros gobernantes toman decisiones políticas sin tener en cuenta las externalidades económicas, como son llevarse por delante el presupuesto, credibilidad y empleos de un país.

Yo quiero enfocarme en la situación inversa, a la que se enfrentan los técnicos y economistas que en teoría no rinden cuenta ante los votantes. Léase, por ejemplo, un funcionario de la Comisión Europea (aunque es cierto que rinden cuenta ante otros) o alguien que trabaja para un Banco Central. Mi argumento es que, al igual que los políticos no tienen en cuenta las externalidades económicas, los economistas no tienen en cuenta las externalidades políticas.

Sigue leyendo

La importancia de actuar pronto (en otras áreas también)

Nota rápida: Hoy toca igualdad de oportunidades, en concreto la importancia de nuestros primeros años de vida. Cuando se habla de intervenciones tempranas, casi siempre nos referimos a la educación. Como bien dicen Jorge y Cives en sus respectivos posts (I y II) sobre guarderías y educación temprana, la efectividad e importancia del gasto educativo es mayor cuanto más jóvenes son los chicos y chicas. Esto es relevante porque hay una ventana de edad que nos da una oportunidad única para reducir las desigualdades en términos de formación (y por lo tanto, riqueza). Sigue leyendo

Estados y aleatoriedad

Como bien dijo en su día Roger, una de las funciones más importantes del Estado es la de ser una compañía de seguros. En otras palabras, el Estado nos defiende de los efectos (malos) de lo aleatorio. Bismarck, unos de los padres del primer estado de bienestar, dijo que “el principal problema del trabajador es la inseguridad de su existencia”, lo cual es una forma de decir que es vulnerable a los efectos de la fortuna.

Lo que intentamos con los estados es en el fondo es más matemático de lo que parece. La igualdad de oportunidades es simplemente poner en palabras la idea de que la probabilidad de éxito de un ser humano sea independiente de su raza, identidad sexual, género, o nivel socioeconómico, por poner ejemplos. Pero, ¿cómo de bien lo hacemos? Basándonos en los valores de movilidad social hay de todo. Los escandinavos lo hacen mejor, mientras que los anglosajones no salen bien parados. No obstante, hoy me quiero enfocar en los efectos menos evidentes de la fortuna, aquellos que están presentes hasta en los países más igualitarios por no ser obvios.

Un estudio reciente muestra que el momento del día en que uno se presenta a pedir la libertad condicional es un factor decisivo a la hora de obtenerla. Si nos asignan el primer turno, cuando los jueces están frescos y descansados, nuestra probabilidad de obtener la libertad condicional es de un 70%. Si somos los últimos antes del descanso de la comida, nuestra probabilidad baja prácticamente a cero. Básicamente, nuestra libertad depende de la hora del almuerzo y del humor de los jueces. Los argumentos legales a favor o en contra importan poco.

Sigue leyendo

Innovación, tartas y trabajo

Roger se me ha adelantado y acaba de publicar un artículo que menciona el reportaje del Economist sobre la llamada tercera revolución industrial, que en teoría va a llevar a un nivel de automatización aún mayor, con la consiguiente reducción de empleos en ciertos sectores. Estoy de acuerdo con lo que dice. El que tardemos menos tiempo y usemos menos recursos para producir algo nos hace más ricos como sociedad. El tiempo que antes pasábamos cultivando nuestros propios alimentos o cazando (por necesidad, ejem), ahora lo podemos dedicar a actividades más productivas o, si nos queda tiempo, a cosas que nos apetezcan más.

El problema es que a pesar de que esta innovación continua nos permita repartir una tarta más grande, también tiene efectos sobre la distribución de esa tarta. Es más, yo creo que esos efectos redistributivos son mucho más relevantes hoy en día. En el pasado los cambios tecnológicos se sucedían de forma más lenta y en el fondo la adaptación era mucho más sencilla. No era necesario que los agricultores se reconvirtieran en peones de obra o artesanos. El cambio de ocupación podía ocurrir tranquilamente de generación a generación. El padre agricultor se jubilaba o moría y el hijo ya empezaba trabajando en el sector que interesase más.

Sigue leyendo

Competencia educativa, charters y concertados

Hace unos días Antonio Cabrales escribía una entrada en Nada es Gratis sobre los charter schools. Para los que no los conozcáis, son colegios parecidos a nuestros concertados: de gestión privada pero financiados con dinero público, de forma que no hay coste adicional de admisión para el estudiante o la familia.  La idea es que haya más libertad y competencia en el mercado educativo, lo cual, dice la teoría, debería mejorar la calidad de la enseñanza. Quizá por ello se ha convertido en una de las soluciones más populares para mejorar los resultados (el mismo Cabrales habla sobre el tema en su sección sobre educación primaria en esta serie de propuestas de FEDEA).

Yo personalmente soy un poco escéptico. En principio creo que hay dos funciones obvias que podrían cumplir los concertados/charters:

1. Incrementar la competencia y por lo tanto provocar una mejora en todo el sistema de escuelas. La idea es que los colegios públicos se verían obligados a ponerse las pilas y mejorar su calidad para evitar perder alumnos. Lo mismo ocurriría con los colegios privados y concertados.

2. Proporcionar más oportunidades para la innovación y creatividad. Al crear escuelas que no están sujetas a las reglas de la escuela pública se permite que los nuevos directores y profesores apliquen sus propias técnicas, que quizá sean más efectivas que las del resto. De esta manera se pueden identificar “buenas prácticas” y aplicarlas al resto de escuelas.

Sigue leyendo

Formación profesional y abandono escolar (I)

Hace un par de días escribí una entrada optimista sobre cómo, a pesar de los pésimos datos de desempleo, la tasa de ocupación no había caído tanto en España, en gran medida gracias al empleo femenino. Hoy toca ser un poco más realista, y con dos tema relacionados: Fracaso escolar y formación profesional.

En España hay algo que no funciona con la formación profesional. Sea por la forma en que está diseñada o por lo poco atractiva que resulta a los jóvenes, el porcentaje de la población que decide tomar esa senda después de la secundaria en España es mucho más bajo que en otros países europeos.

Datos: Eurostat 2010

Sigue leyendo

Paro, PIIGS y tasas de ocupación

Cuando se habla de España en los medios lo primero que se suele mencionar es nuestra catastrófica tasa de paro. Por desgracia, ni la chapucera reforma del Partido Popular ni la absurda enmienda que presentó el Partido Socialista atajan nuestro principal problema, el sistema de castas que separa a temporales e indefinidos.

No obstante, además de la tasa de paro, hay otros indicadores que también son bastante relevantes. Como dice en ocasiones Krugman, uno de los problemas de la tasa de desempleo es que no tiene en cuenta a la gente que deja de buscar trabajo por abandono, lo cual nos da una cifra de paro más positiva de lo que realmente es. Por ello también es útil consultar la tasa de ocupación, que es el porcentaje de personas en edad de trabajar (en nuestro caso, de 15-64 años, que es lo que nos ofrece Eurostat) que está trabajando. Y aquí es donde hay alguna que otra sorpresa.

Disclaimer: Los últimos datos que da Eurostat son de 2010, y ha llovido bastante desde entonces. Así que conviene tomarlos cum grano salis.

Sigue leyendo

La baja densidad no tiene por qué ser sinónimo de pobreza

Nota rápida, como apunte a la entrada de Roger sobre el informe de urbanización que mencionaba Tyler Cowen en Marginal Revolution (por cierto, también se hicieron eco Matt Yglesias y Ryan Avent en el Economist). El mensaje viene a ser el mismo que se ha venido repitiendo: Las ciudades son más productivas y la densidad de población permite economías de escala muy importantes.

Un argumento en contra de la las migraciones y aumentos de densidad dice que la cuestión es que no podemos abandonar a las regiones despobladas a su suerte. Porque si la gente emigra a las ciudades, las zonas con menor densidad se empobrecerán aún más, ¿no? No tiene por qué ser así. Suecia, por ejemplo, con la excepción de Estocolmo y otras áreas metropolitanas del sur (Goteborg, Malmö y compañía), está vacía. Pero literalmente.

Sigue leyendo