Las múltiples maneras de pelar un gato

Entre la que está cayendo con Bankia, las nacionalizaciones de hace unas semanas y las peticiones para la creación de una banca pública, me parece que Acemoglu y Robinson han dado en el clavo en su entrada de esta semana.

El tema que tratan es Bolivia, y en concreto el efecto de sus instituciones. En 1952, una revolución acabó con las estructuras coloniales que habían permanecido prácticamente intactas desde que el país obtuvo su independencia de España. Como os podéis imaginar, estas instituciones daban bastante que desear y solo permitían el acceso a la riqueza del país a una minoría de hacendados que básicamente habían estado al mando durante los últimos 350 años.

Los años siguientes a la revolución fueron buenos para la reducción de desigualdades, y esta se redujo considerablemente. No obstante, hacia finales de los años 60 la cosa se empezó a torcer y la desigualdad comenzó a incrementarse, llegando a niveles incluso superiores a los que existían antes de la revolución. La explicación de Acemoglu & Robinson? There are many ways to skin a cat. No se me ocurre una traducción al castellano, pero básicamente viene a decir que hay muchas maneras de hacer algo, en este caso de robar o esquilmar.

“after the revolution the MNR (los revolucionarios) set themselves up as the new elite. (…) Before 1952 the (…) workers were embedded in patron-client relationships with the hacienda owners, the hacendados. To get access to land they had to provide political services for the hacendados, for example voting in the way they were told. (After the revolution), they had to engage in similar relations with new patrons, the institutions that the MNR had set up to allocate land such as the sindicato (trade union) or agrarian judge, both controlled by the MNR.

Los amos cambiaron con la revolución. Donde antes había hacendados ahora había políticos revolucionarios. No obstante, el diseño institucional siguió siendo prácticamente el mismo. Aquí tenéis un gráfico de las relaciones de clientelismo antes y después de la revolución:

Image

Como decía Roger, no es cuestión de que Bolivia está llena de bolivianos o España de españoles. Las instituciones son difíciles de cambiar. Si hay un cambio radical en la dirección (como ocurrió en Bolivia) pero los nuevos jefes se encuentran con que se pueden seguir aprovechando del sistema, ¿por qué van a querer modificarlo?

Y aquí es donde entran las nacionalizaciones, empresas públicas y Bankia. Aunque sea muy tentador poner una empresa “al servicio de los ciudadanos”, nos podemos encontrar con que una vez los representantes del pueblo estén al mando, opten por hacer lo que hicieron sus antecesores: Mantener el status quo y seguir pelando al gato.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s