Paro, PIIGS y tasas de ocupación

Cuando se habla de España en los medios lo primero que se suele mencionar es nuestra catastrófica tasa de paro. Por desgracia, ni la chapucera reforma del Partido Popular ni la absurda enmienda que presentó el Partido Socialista atajan nuestro principal problema, el sistema de castas que separa a temporales e indefinidos.

No obstante, además de la tasa de paro, hay otros indicadores que también son bastante relevantes. Como dice en ocasiones Krugman, uno de los problemas de la tasa de desempleo es que no tiene en cuenta a la gente que deja de buscar trabajo por abandono, lo cual nos da una cifra de paro más positiva de lo que realmente es. Por ello también es útil consultar la tasa de ocupación, que es el porcentaje de personas en edad de trabajar (en nuestro caso, de 15-64 años, que es lo que nos ofrece Eurostat) que está trabajando. Y aquí es donde hay alguna que otra sorpresa.

Disclaimer: Los últimos datos que da Eurostat son de 2010, y ha llovido bastante desde entonces. Así que conviene tomarlos cum grano salis.

A pesar de las enormes diferencias en tasas de paro (nosotros con más de un 20%, Italia más cerca del 10%), la tasa de ocupación de los IIGS (no he incluido a Portugal para que se vean mejor las tendencias) es similar, todas por debajo de la media de la UE-27 (un 64% más o menos).

Además, parece haber dos grupos con comportamientos diferenciados. Por una parte están Irlanda y España, cuya tasa aumentó muchísimo (nosotros desde niveles muy bajos) durante nuestro periodo de crecimiento y por la otra Italia y Grecia, cuyas tasas de ocupación han crecido bastante poco durante los últimos quince o veinte años. Al llegar la crisis Irlanda y España siguieron de la mano, cayendo más que Italia y Grecia.

Es muy tentador concluir que esto se debe enteramente a la burbuja inmobiliaria. La idea es que España e Irlanda construyeron muchísimo y esto animó a los jóvenes a meterse en el sector de la construcción, con la consiguiente caída en picado después del estallido de la burbuja en 2007/2008. No obstante, al desagregar los datos por género, nos encontramos con un dato curioso. El crecimiento de la tasa de ocupación de los hombres desde 1993 a nuestro punto máximo (en 2007) fue de 13 puntos porcentuales (ahora volvemos a estar a niveles de 1993). En el caso de las mujeres el crecimiento fue casi el doble: 25 puntos, y con una caída posterior mucho menor. Aquí tenéis el gráfico:

Un par de apuntes:

1. Como se dice en USA, “there’s more going on here”. El gran aumento de la tasa de ocupación masculina y su posterior colapso se puede explicar por el boom inmobiliario. La grandísima mayoría de los trabajadores de la construcción son hombres. Pero hay más: En los últimos 15-20 años tanto las mujeres españolas como las irlandesas se han incorporado al mercado de trabajo a una velocidad mucho más alta que las griegas o las italianas. Además, no parece que vaya a haber vuelta atrás por la crisis, ya que el empleo femenino está resistiendo bastante mejor que el masculino.

2. Tasas de paro. Con una tasa de paro que dobla la de Italia, España aún tenía (ahora no se sabe, pero seguramente estemos por debajo) una tasa de ocupación mayor que la italiana. Es difícil de concebir, pero en 2010 había un porcentaje mayor de la población activa sosteniendo la economía en nuestro país que en Italia, lo cual podría explicar en parte por qué no hay disturbios ni protestas cada día.

3. ¿Es esto bueno o malo? Por una parte, el tener a una gran parte de la población participando en la economía del país nos hace más ricos. Los países más desarrollados de Europa tienen tasas de ocupación (y participación) muy por encima de la nuestra. Por otra parte, es señal de algo que se viene diciendo bastante: La mayor parte de nuestro crecimiento reciente fue producto de la incorporación de nuevos trabajadores al mercado laboral, no de un aumento de nuestra productividad. Lo cual significa que, a pesar del famoso momento “somos-más-ricos-que-vosotros” con Italia hace un par de años, nuestros trabajadores son menos productivos que los italianos. A ellos con tener tasas menores de participación les basta para conseguir el mismo PIB per cápita que nosotros.

En cualquier caso, dadas las noticias y los powerpoints terroríficos que han estado circulando recientemente, esto es comparativamente positivo. Mantener un sistema de protección social como el que tenemos en Europa requiere una participación alta en el mercado laboral para garantizar su sostenibilidad. A pesar de tener una regulación del mercado de trabajo tan absurdamente disfuncional se consiguió un incremento sustancial de la tasa de ocupación y participación de las mujeres. Imaginaos a dónde podríamos llegar con una buena reforma laboral y una reforma educativa que garanticen que este incremento de ocupación (como en el caso de los hombres) no esté ligado al abandono escolar y al estancamiento de la productividad.

2 pensamientos en “Paro, PIIGS y tasas de ocupación

  1. Pingback: Formación profesional y abandono escolar (I) | a little improbable

  2. Pingback: Observatori de ciberpolítica | El discurso mágico sobre los emprendedores tiene consecuencias nefastas para el empleo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s