¿Dónde se innova?

A menudo se usa la vertebración del territorio o la pérdida de población de algunas regiones como excusa para financiar proyectos faraónicos con nula probabilidad de éxito, como el aeropuerto de Castellón. La idea es que crear buenas infraestructuras frenará la despoblación y atraerá inversión y desarrollo local. Roger habló del tema hace un tiempo, y hoy lo voy a rescatar gracias un artículo de The Atlantic que describe una nueva base de datos de patentes de la OCDE.

Algunas conclusiones son bastante sorprendentes, y vienen a confirmar la idea de que la innovación es cosa de unas pocas áreas metropolitanas altamente especializadas:

Rothwell found that more than nine in 10 (93 percent to be exact) of the world’s patent applications are generated by inventors living in metropolitan areas that are home to less than one in five (23 percent) of the world’s population.

Más del 90% de patentes son de una serie de áreas metropolitanas en las que vive menos de un cuarto de la población mundial. Nos guste o no, el mundo de las patentes (y podríamos decir el de la innovación en general, aunque no sea un proxy perfecto) es muy desigual. La concentración de personas en ciudades y áreas densamente pobladas proporciona unas ventajas de productividad y economías de escala muy considerables.

En el artículo enlazan a un mapa interactivo de la OCDE que nos permite ver el número de patentes registradas no solo por país sino también por región y área metropolitana. Un vistazo rápido al mapa de Europa sugiere que hay algo de cierto en lo que veníamos diciendo. En Italia la mayoría de las patentes registradas provienen de la región industrial de Lombardía/Véneto/Emilia Romagna, mientras que en Francia, Alemania o Finlandia ocurre tres cuartos de lo mismo.

Y ¿qué hay de España? ¿Seguimos el mismo patrón que el resto del continente? Pues sí, tenemos las mismas dinámicas de concentración. Fijaos en los siguientes gráficos, comparando la población, PIB y número de patentes registradas (2009) de Madrid y Barcelona con los de el resto de España.

Las provincias de Madrid y Barcelona tienen aproximadamente un cuarto de la población de España, pero producen un tercio del PIB y registran casi la mitad de las patentes.

En fin, que la concentración de población no tiene por qué ser algo malo. Precisamente es esa densidad la que permite a las ciudades y areas metropolitanas, como comenta Ed Glaeser, ser fuente de riqueza, desarrollo e intercambio de ideas. Intentar que todas las provincias sean polos de innovación a base de construir aeropuertos o terminales de AVE no nos va a servir. Lo cual no quiere decir que las regiones menos pobladas estén condenadas a ser irrelevantes y poco productivas. Navarra y La Rioja, por ejemplo, parecen haber encontrado sectores en los que tienen una ventaja comparativa.

3 pensamientos en “¿Dónde se innova?

  1. Por supuesto, pero tampoco podemos ignorar las tierras que nos sustentan. ¿No sería genial poder automatizar al máximo las fuentes de producción de alimentos?
    Algún día… algún día.😛

  2. Pingback: La baja densidad no tiene por qué ser sinónimo de pobreza | a little improbable

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s